Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
18 septiembre 2012 2 18 /09 /septiembre /2012 10:02

 

 

 

 charliereunion.JPG

 

                                              ( Fotografìa de tapa: Beatriz Diment)

       

                                   ¡Qué reunión!

 

En esta reunión de ausentes, quienes nos ausentamos somos nosotros, partiendo

de la propuesta del autor, que nos introduce en otra realidad a través de un viaje

iniciático. Es ésta una travesía donde queda todo en suspenso y se produce un

cambio en la percepción de lo cotidiano, una entrada en lo hiperbólico,

tragicómico e irónico.

 

La sociedad cobra por ratos el aspecto amenazador de una organización kafkiana

contra la que se estrellan las frágiles ilusiones del Vigésimo Primero (“él pensaba

que esta vez lo aceptarían”), cuyos esfuerzos sobrehumanos acaban

despersonalizándolo. No debemos olvidar la crueldad de los hermanos Caramelo,

y su exigencia de que el actor deje de ser, con el fin de “encarnar” en

el personaje.

 

La caricaturización de la realidad se manifiesta en la paranoia generalizada y las

instrucciones apocalípticas del detective, generando un alarmismo en cadena. Lo

estructurado, lo material, se cuelan también en todos los rincones de la vida, en

ese “suma y resta”, como si las reglas de la sociedad llegaran hasta el alma y la

mataran, convirtiéndola en un debe y un haber, simple anotación de detalles

prácticos.

 

La malicia extrema del Dr. Asiso, o el protagonista de Aislamiento, que evita las

emociones por no poder controlarlas, o el miedo “que  estimula la existencia”

de Josecito, el temeroso se unen a las fobias de Sinforoso, a quien “no le gusta

que lo rocen otros cuerpos”, o a las razones disparatadas de Costumbres seniles,

que cobran de pronto su propia lógica tozuda.

 

Así, lo estructurado, que se opone aparentemente al delirio, termina por fundirse

a éste con locura sinfónica, pese a los esfuerzos denodados del “pequeño”, tan

“hacendoso”, pero que sin embargo considera “chistoso” burlarse de la muerte.

 

Sólo nos queda decir, con María de las Nieves: “¡Espeluznante, gordo,

espeluznante!”, mientras atravesamos, con estas alocadas microficciones,

la galería incesante de personajes humanos, excesivamente humanos.

 

                                                                                                                      

                                                                            Irene Marks

 

 

 

Compartir este post

Repost 0
Published by todaslasgalaxiascomentarios.over-blog.es
Comenta este artículo

Comentarios

irene marks 11/11/2012 13:00

Gracias queridos Analía, David y Horacio. Besos a los tres Irene

Horacio Laitano 10/09/2012 16:37

Estimado David: muchas gracias por tu opinión. Un abrazo de Horacio

David Antonio Sorbille 10/08/2012 22:10

Felicito a Irene por el prólogo al excelente libro de Horacio. Un abrazo a ambos. David A. Sorbille

Horacio Laitano 09/30/2012 20:30

Estimada Analía: muchas gracias por tus palabras, inspiradas por tu atenta lectura y los buenos sentimientos que te caracterizan.
Cariños de Horacio Laitano

Analia Pascaner 09/29/2012 17:50

Apreciado Horacio:
Me dio gusto leer esta reseña. Irene siempre con conceptos y comentarios precisos, atrayentes.
Gracias por compartir estas palabras, Horacio.
Gracias por este espacio, querida Irene.
Con cariño, les mando mis mejores deseos cada día, que estén muy bien
Analía